En la actualidad, distintas leyes son las que rigen el comportamiento de las personas. Muchas de ellas tienen su origen en la antigua roma y sus ideologías. Por suerte, no todas sus leyes fueron tomadas como ejemplo para regular las nuestras.

A continuación enlistamos las 10 antiguas y extrañas leyes romanas que te dejaran impactado.

Prohibido vestir de color purpura

Este color en las prendas de vestir solo era permitido a los generales romanos. Los senadores, pretores y otros con rangos menores podían usar solo una franja morada en su vestimenta. El ancho podía ser directamente proporcional a la importancia de su rango. Años más tarde, solo el emperador podía usar este color en su ropa. Aunque esto no supuso un problema, pues la tela de este color era extremadamente cara para un ciudadano común.

Control sobre los lujos y gastos innecesarios

En roma se promulgo la leges sumptuariae, Cibaria, Luxuria y Opia. Esto no era más que un conjunto de leyes que prohibía los lujos ostentosos. Aunque no prohibía la posesión de mucho dinero, si el exhibicionismo. Estas leyes limitaban los gastos en los banquetes por persona y fomentaba el consumo de frutas y verduras. De igual forma, regulaba la cantidad de perlas y adornos o joyas de oro.

Prohibido llorar en el entierro

Esto en sí no era una ley, más bien, era una costumbre que seguía la sociedad. Además, los entierros romanos estaban llenos de rituales muy interesantes. Ellos fueron los primeros en enterrar a los muertos fuera de la ciudad, por cuestiones de higiene. Al difunto se le entregaba una moneda para pagar el viaje al más allá. Los familiares no debían llorar al difunto, sino que debían contratar a mujeres dedicadas a esta profesión para que lloraran en honor al difunto.

El Pater tenía poder legal para matar a su familia

El pater poseía y ejercía la patria potestas con los miembros de su familia, sus bienes y hasta sus esclavos. Todos ellos estaban sujetos a su voluntad, y lo que él decía, se tomaba como palabra final y absoluta. Este podía decidir emancipar a sus hijos, con quienes se casarían, y hasta si seguían viviendo o no. Todo eso agrupaba en la Ley de las XII Tablas.

La peor muerte

El peor delito era dar muerte al pater familias. Quienes lo hacían, eran sometidos a la peor muerte por haber. Al culpable se lo cosía vivo en un gran saco de cuero y era calzado con zapatos de madera y un saco en la cabeza. En su saco se introducían, víboras (parricida natural), una mona (caricatura del hombre), un gallo (capaz de infringir dolor y enfrentarse a un león) y un perro (considerado como un animal inmundo). Finalmente, el saco era arrojado al fondo del mar para que no tuviera una sepultura digna.

Color de pelo de las prostitutas

En honor a Venus, la diosa del amor, las prostitutas debían teñirse el cabello rubio, igual que su diosa. Sin embargo, tras la conquista de Galia y Germania, muchas esclavas tenían el pelo rubio, lo que supuso una confusión. Por eso, roma dictó un decreto oficial donde imponía el pelirrojo como el color oficial de las prostitutas.

El suicidio era digno de honor

El suicidio se realizaba por 2 razones: por honor o por obligación y temor. Ambos eran considerados dignos, pues e creía que era una salida digna a los problemas. Quien perdía la esperanza por causa de una enfermedad u otra causa, podía suicidarse. Por otro lado, quienes habían sido hallado culpables de algún crimen, podían elegir entre suicidarse ellos mismos o sufrir una tortura, un castigo y luego una pena de muerte.

Vender hasta 3 veces a los hijos como esclavos

El pater familias podía vender a su hijo como esclavo para salvar un negocio o saldar una deuda. Esta venta era temporal, después de la cual, el hijo regresaría con su padre. Pero la Ley de las XII Tablas especifica claramente que esto solo podía realizarse 3 veces. Luego de la tercera vez, el hijo quedaba libre de su padre.

Periodo de prueba para los matrimonios

En la civilización romana existían varios tipos de matrimonio, entre ellos, el que se formalizaba por convivencia. Este consistía en vivir junto a la pareja, sin estar casados, durante 1 año. Si al finalizar aquel periodo se tenían dudas sobre la unión, la mujer salía de casa por 3 dias. Luego de eso, podría reiniciar un año más de prueba.

El Pater podía matar a los amantes de sus hijas

Las leyes romanas eran muy estrictas en cuanto al adulterio y a la honra de la familia. Estas le permitían al pater matar a los amantes de su esposa, hijos e hijas y a cualquiera que deshonrara su familia. Esto lo podía hacer legalmente, aunque los amantes no estuvieran bajo su patria potestas.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here