A ninguno de nosotros nos gustaría ver a nuestros familiares en un estado deplorable en el hospital. Sin embargo, las enfermedades no tienen que ver con eso, y atacan a cualquiera cuando menos se lo espera.

¿Qué haríamos si uno de nuestros familiares cae en coma y parece no tener esperanza? Esta es sin duda una situación muy difícil, que solo podríamos responder en ese momento.

Esto fue lo que le tocó vivir a Geroge Pickering II, padre de George Pickering III. Su hijo, Pickering III cayó en coma en un hospital de Houston en enero del 2015. El joven de 27 años había sufrido de un infarto cerebral, que lo había dejado en estado vegetal. Anteriormente, Pickering III había sufrido de varios ataques de apoplejía. Sin embargo, esta vez los habían declarado con una muerte cerebral.

Esta noticia fue muy dura para la familia, especialmente para su padre, quien no se despegaba de él. Cuando estaba en el hospital, nunca lo dejó solo, siempre estaba a su lado. Por esto, el personal médico empezó a dudar de la salud mental del padre. Entonces, le otorgaron el poder de decisión a la madre del joven.

La madre acepta desconectarlo

Tras realizar el traspaso de poder, los doctores solicitaron a la madre desconectar a Pickering III. Puesto que las maquinas lo mantenían con vida, eso implicaría causarle la muerte. Ahora la familia se enfrentaba a una gran lucha interna para decidir desconectar o no al joven. Al final, la madre decidió aceptar la petición, por lo que iniciaron el proceso.

Sin embargo, el padre no podía aceptar aquella decisión, pues no quería perder a su hijo querido. El sentía en su interior que su hijo se recuperaría. Por ende, consideraba aquella decisión como un verdadero error. Entonces, decidió ir a su casa y llevar consigo un arma al hospital. Este era su último recurso para evitar que desconectaran a su hijo.

Cuando el personal médico trató de acercarse a su hijo, él sacó el arma y los detuvo. Aunque su otro hijo logró quitarle el arma, George tenía una segunda que no se dejó quitar. El hombre se negó a salir de la habitación durante 3 horas, mientras la policía negociaba con él.

Su hijo da señales de vida

Durante todo el tiempo, sostuvo firmemente la mano de su querido hijo. Mientras pasaba el tiempo, le pedía que por favor le diera una señal de vida, para que no lo desconectaran. Después de un rato, el joven empezó a apretar suavemente la mano de su padre. Al presenciar este evento, los doctores quedaron completamente mudos.

Ahora, comenzaron a examinarlo nuevamente y notaron que tenía ciertas reacciones que una persona con muerte cerebral no debe tener. Entonces los médicos empezaron a tratar de rehabilitarlo nuevamente. Con un gran alivio, el padre decide entregarse a la policía luego de lograr su objetivo.

Más tarde, George hijo despertó del coma y pudo recuperarse totalmente. El padre debió cumplir con 11 meses de prisión por intento de agresión con arma mortal. Bien sabemos que esta no fue la mejor opción, pero era la única de mantener con vida a su hijo.

Al despertar y enterarse de lo que su padre había hecho, Pickering III quedó muy conmovido. Sin duda, gracias a su padre pudo ver nuevamente la luz del día. Pero fortuna, la desesperación del padre no resultó en que alguien saliera herido. En el siguiente video podrás ver más detalles de su historia (en inglés).

Lo que parecía una historia de desgracia, acabó convirtiéndose en un verdadero milagro. ¿Fue justificada la reacción del padre?, ¿Qué habrías hecho tu si estuvieras en los zapatos de George padre? Coméntanos la respuesta y comparte esta historia de amor de padre en tus redes sociales.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here