Este perro mitad lobo estaba hambriento, nervioso y le temía a todo. Esto fue hasta que halló un hogar que lo adopta, le da buenos cuidados y mucho amor. Esta historia se desarrolló en un vecindario de Los Ángeles, donde los residentes encontraron al Castiel y pensaron que solo era un perro de la calle, uno que estaba en condiciones especialmente malas.

Desde estar extremadamente delgado, hasta faltarle varias partes de su pelaje y estar cubierto completamente en pulgas y garrapatas. Los locales del vecindario avisaron rápidamente a una organización de protección de animales para que lo ayudaran, pero lo que descubrieron de Castiel fue algo extraño.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Loading...