La mujer australiana se había declarado culpable y lastimó a su hija por celos con el padre de la menor, quien empezó una nueva relación.

Por golpear salvajemente a su bebé con un cucharón, Lorien Norman, de 26 años y residente de la ciudad australiana de Adelaida, estaba pagando una pena de 2 años de libertad condicional y 500 dólares de multa (la mujer logró evitar 13 años de cárcel por asalto agravado contra su hijita), señala Independent, un caso que sucedió a finales del 2016.

Sin embargo, un juez levantó las restricciones de la mujer (quien tiene antecedentes de consumo de drogas y alcohol), que ahora podrá andar libremente, aunque perdió la custodia de las dos hijas que tiene con Shane McMahon, relata el portal australiano 9News.com.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.


Te puede Interesar: