Era el 3 de mayo de 1996 cuando Li Mingzhao llevó a su pequeño hijo de 4 años, Pengpeng, a su trabajo en la fábrica de cemento.

Ahí, uno de sus compañeros, apellidado Yang, se ofreció a cuidarlo mientras él hacía sus labores. No sabía que horas después lamentaría profundamente esa decisión. Al ir a su casa para buscar al niño, vio que los dos habían desaparecido.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Loading...