El pasillo de un hospital pocas veces puede ser un escenario que quieras recordar para siempre, pero hay angelitos que con poco que vivan su paso por este mundo es tan sublime, que definitivamente jamás serán olvidados.

Eses es el caso de la pequeña Coralynn Sobolik, una bebé que con sólo 22 meses de edad se fue al cielo con los zapatos puestos.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Loading...