Los hombres casados buscan una amante porque necesitan, según ellos, algo que condimente su vida y además, porque científicamente está comprobado que maduran muchos años después que las mujeres, por lo que es común que se sigan comportando como adolescentes, a pesar de estar comprometidos. ¡Qué descaro!

Para ellos tener una amante significa culminar sus experiencias de cuando tenían 15 o 20 años; es decir, que “enfrentan” una juventud tardía en la que necesitan saborear y satisfacer sus necesidades sexuales, pero que no pueden cumplir con su ahora esposa, mucho menos si ya tienen hijos, explica la psicóloga Sonia Arias en su sitio Psicológicamente Hablando. En tanto es clara en afirmar que ese “amor prohibido” nunca será formal porque en pocos años también la amante se volverá aburrida y él buscará a otra.

¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

Loading...